La asesoría profesional de nutrición desempeña un papel fundamental en el logro de una vida saludable y equilibrada. 

1-¿Porque contratar a un Profesional?.

2-¿Porque no funcionaron mis dietas anteriores?

3-¡Mi genetica me impide bajar de peso¡ (falso) etc.

 

Existen varias razones por las cuales las dietas pueden no funcionar o no brindar los resultados deseados. Algunas de las razones comunes incluyen:

  1. Restricciones extremas: Las dietas que imponen restricciones extremas o eliminan por completo ciertos grupos de alimentos suelen ser difíciles de mantener a largo plazo. Esto puede llevar a sentimientos de privación y desencadenar antojos, lo que hace más probable que las personas abandonen la dieta.

  2. Falta de personalización: Cada persona es única y tiene diferentes necesidades nutricionales, preferencias y estilos de vida. Las dietas genéricas que no tienen en cuenta estos factores individuales pueden no ser adecuadas ni sostenibles para todos. Es importante que una dieta se adapte a las necesidades y circunstancias específicas de cada persona.

  3. Enfoque a corto plazo: Muchas dietas se centran en la pérdida rápida de peso a corto plazo, en lugar de promover cambios de estilo de vida saludables a largo plazo. Una vez que se alcanza el objetivo de peso, es común que las personas regresen a sus antiguos hábitos alimentarios y recuperen el peso perdido.

  4. Falta de educación nutricional: Seguir una dieta sin comprender los principios básicos de la nutrición puede llevar a decisiones poco saludables o desequilibradas. Es importante comprender la importancia de una alimentación equilibrada y aprender a tomar decisiones informadas sobre los alimentos que se consumen.

  5. Factores emocionales y psicológicos: La relación con la comida puede estar influenciada por factores emocionales y psicológicos. Muchas personas recurren a la comida como una forma de lidiar con el estrés, la ansiedad o las emociones negativas. Si estos aspectos subyacentes no se abordan, es probable que la dieta no sea efectiva a largo plazo.

  6. Falta de actividad física: Una alimentación saludable debe complementarse con actividad física regular. El ejercicio no solo ayuda a quemar calorías, sino que también contribuye al bienestar general y al mantenimiento del peso a largo plazo. Las dietas que no promueven la actividad física pueden no ser tan efectivas.

Es importante tener en cuenta que el enfoque en una alimentación saludable y equilibrada a largo plazo, en lugar de seguir una dieta restrictiva, es más sostenible y probablemente tenga mejores resultados. Además, buscar el apoyo de un profesional de la nutrición puede ser beneficioso para recibir orientación personalizada y abordar las barreras individuales que puedan afectar el éxito de la dieta.